23 agosto, 2013 k-habls

De teléfonos a navajas multiusos

1733564

30 años han pasado ya desde que salió al mercado el primer móvil. Unos cuantos lo recordarán y otros lo verán prehistórico. Hablamos del Motorola DynaTAC 8000x, pesaba 800 gramos, medía 33 centímetros de largo, un móvil difícil de perder en el bolso y que costaba 3.995 dólares. Con este teléfono tan sólo se podían realizar llamadas y almacenar unos pocos números.

Más vídeos en Antena3

 

La siguiente revolución llegó con los móviles con tapa, pero sobre todo cuando en 1992 se envió el primer mensaje de texto. Desde entonces hemos jugado al Tetris con las palabras para que cupiese todo en un solo mensaje, así “que” fue primero “q” y después “k”, “te quiero”, “tq” y “te quiero mucho”, “tqm”, y casi todo el mundo parecía entenderse en un lenguaje que leído quedaría un tanto extraño.

El siguiente “boom” que más nos interesa porque marcó a muchos, fue con la aparición del juego Snake en el Nokia 6110. Cuánto tiempo nos ha tenido enganchados ese juego para superar nuestro propio record y acabar frustrados porque al final se hacía prácticamente imposible. A partir de éxito de este juego, los fabricantes buscaban la manera de ir incorporando juegos de entretenimiento en los móviles y diferentes aplicaciones básicas, como la agenda, la calculadora, el despertador…

Todos ellos tuvieron su momento de gloria hasta que Apple lanzó el primer iPhone con una pantalla táctil que hizo desaparecer el teclado y revolucionó el mercado de la telefonía móvil, y que ha creado una nueva industria, la de las Aplicaciones, haciendo que el móvil pase der un instrumento para llamar y a lo sumo para pequeñas cosas como mandar mensajes de texto, poner el despertador, hacer cálculos, etc, a ser una “navaja multiusos”.

Ahora utilizamos el móvil para todo porque tiene aplicaciones para todo como la navaja multiusos de McGyver. Desde las más básicas como mirar el tiempo, una linterna con el flash, lector de documentos… hasta aplicaciones para ahorrar en casa (Energy Saber), ahorrar gasolina (Fuel Calculator para Android y Tip Fuel Calculator para iOS, reciclar (Guía de Reciclaje de Ecoembes), aplicaciones para motivarnos (Motivator de iOS), cuidar un huerto (iHuerting) e incluso saber si eres bueno en la cama (Spreadsheets). Hay tantas aplicaciones útiles, buenas e inútiles que normalmente no sabes ni cuál elegir, simplemente se han metido en nuestra vida y ya no sabemos vivir sin ellas.

A partir de aquí sólo nos espera un futuro aún más revolucionario. Por lo pronto, están trabajando en relojes de muñeca inteligentes o “Smartwatches” como el Galaxy Gear, que es más un Smartphone que un accesorio.

P.D: Ya le hubiese gustado a McGyver tener un Smartphone en sus manos para solucionar sus pesquisas con los malos.

Si te ha gustado, comparte...Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook